El Zoo de Barcelona

Ocio y tiempo libre
  • Parques y jardines
  • Investigación y conocimiento

El Zoo de Barcelona

Situado en el parque de la Ciutadella, el Zoo de Barcelona nació a partir de una colección privada de animales exóticos, la del banquero Lluís Martí, que el Ayuntamiento adquirió por 30.000 pesetas (unos 180 €). Abrió las puertas al público en 1892, y desde entonces se ha ido remodelando y transformando en un espacio donde acercarse, disfrutar y conocer mejor la fauna de todas partes.

120 años de historia

El Zoo de Barcelona ha tenido una gran popularidad a lo largo de toda su historia, que ya llega a los 120 años. Como curiosidad, destaca el hecho de que, en los inicios, la entrada era gratuita, si bien se organizaban subastas de animales y venta de huevos para financiar el mantenimiento.

Entonces el zoológico tenía numerosos animales exóticos, como dromedarios, avestruces y un elefante. Este último, una hembra llamada Júlia, se convirtió en la auténtica estrella del parque, ya que en aquella época era una especie casi desconocida para los barceloneses.

La miseria y el hambre que trajeron la Guerra Civil y la posguerra causaron la muerte a muchos animales, incluida la famosa elefanta Júlia, y esto comportó la decadencia del zoo. No obstante, en décadas posteriores, con la recuperación económica, aumentó el número de especies y las instalaciones mejoraron. Desde entonces, el Zoo de Barcelona ha crecido en todos los sentidos y se ha convertido en un referente europeo.

En las últimas décadas, el zoológico ha pasado de ser un lugar de exhibición a ser un centro de investigación y educación. Actualmente dispone de unas instalaciones modernas que velan por el bienestar de los animales, que ya son más de 2.000. Destacan, entre muchos otros espacios, la galería de los primates, la tierra de dragones, el palmeral y el pabellón de los delfines.

En recuerdo de Copito de Nieve

El Zoo de Barcelona fue el hogar de un gorila albino, el único ejemplar encontrado en el mundo, que vivió en el parque desde el año 1966 hasta el año 2003. Copito de Nieve fue la estrella indiscutible del zoológico y su muerte fue muy sentida por todos los barceloneses. Aunque ha tenido descendencia, no ha nacido ningún otro gorila blanco, hecho por el que se ha pedido la clonación del animal. Científicamente es posible, ya que el zoo conserva muestras de su ADN.

more

Información de contacto

Síguenos: