La Universidad de Barcelona

Espacios de estudio e investigación
  • Creatividad
  • Patrimonio cultural
  • Investigación y conocimiento

La Universidad de Barcelona

El campus más antiguo de la ciudad, el edificio histórico de la plaza de la Universitat, fue una de las primeras grandes construcciones de L'Eixample. Con un magnífico paraninfo central y dos edificios laterales, articulados cada uno en torno a un patio, está declarado monumento histórico-artístico nacional y continúa en funcionamiento, al frente de la Universidad de Barcelona.

Cuna del conocimiento

Los orígenes de la Universidad de Barcelona se remontan al siglo XV, cuando el rey Alfonso el Magnánimo fundó el Estudio General de Barcelona. La Universidad fue un centro de enseñanza muy activo y relevante en la Corona de Aragón, y estuvo en funcionamiento hasta 1715, cuando a raíz de la guerra de Sucesión se ordenó que fuera suprimida. En el año 1838, cuando por fin la Universidad pudo volver a la ciudad, se alojó inicialmente en un convento de la calle del Carme, pero enseguida se vio la necesidad de contar con un edificio propio de nueva construcción.

El proyecto fue a cargo del arquitecto catalán Elies Rogent, y el lugar escogido finalmente para emplazarlo fue el nuevo barrio de L'Eixample, acabado de proyectar. La construcción se inició en el año 1862 y no se vio finalizada definitivamente hasta el 1892-1893, aunque las clases comenzaron en 1871 y el edificio se inauguró oficialmente en 1874.

Rincones de paz y estudio

El resultado fue este gran edificio neorromántico, con una fachada de 129 metros que se extiende a lo largo de la Gran Via de les Corts Catalanes, un cuerpo central más elevado y un edificio lateral a ambos lados, destinado el de la derecha a los estudios científicos y el de la izquierda, a los estudios de letras.

En el edificio central se abre el vestíbulo, con una impresionante escalera de honor que conduce al paraninfo, donde se encuentra el Salón de Grados, el espacio más emblemático del edificio, que cuenta con una decoración exuberante de estilo morisco y plateresco. Y los edificios laterales esconden claustros con árboles frutales y fuentes donde reinan el silencio y la tranquilidad. Además, en la parte posterior, la edificación guarda un espacio verde conocido como los jardines de Ferran Soldevila en homenaje a este historiador de Barcelona. Se trata de un rincón poco conocido, un lugar único para relajarse y aislarse del mundo durante un momento. Además, en verano, la misma Universidad organiza diferentes acontecimientos al aire libre, como conferencias o conciertos.

Actualmente, la Universidad de Barcelona está considerada el mejor centro de investigación universitario de la Península, tanto por el número de programas que tiene como por la excelencia que ha conseguido en este terreno. Sus sedes se extienden por distintos puntos de la ciudad: el Raval, la Zona Universitaria, Mundet, Bellvitge y la sede histórica de L'Eixample, aún en funcionamiento, y que hoy en día acoge las enseñanzas de Filología, Estudios Literarios y Matemáticas y continúa siendo una de las instituciones más emblemáticas de la ciudad, que rige gran parte de su vida cultural.

more

Información de contacto

Síguenos: