El Mercado de la Llibertat

Para ir a comprar
  • Mercados
  • Modernismo
  • Patrimonio cultural

El Mercado de la Llibertat

Los mercados son sinónimo de vida de barrio, de mezcla de olores y de sabores, de gente ajetreada y de cocina de proximidad. El Mercado de la Llibertat, con más de 120 años de historia, no es una excepción: este mercado late al ritmo de Gràcia y abastece a los vecinos de productos de calidad provenientes de todo el país. El edificio, además, es una joya arquitectónica de finales del siglo XIX.

Un mercado para el siglo XXI

La remodelación del año 2009 significó la modernización del recinto, que se adaptó a las necesidades actuales pero sin perder la esencia de un edificio modernista de gran valor patrimonial y de gran tradición en el barrio. El resultado fue la ampliación de su superficie y la mejora de sus servicios, que comportaron un aumento considerable de visitantes: los clientes pasaron de 936.000 durante el año anterior a la reforma a más de 1.800.000 después, casi el doble.

El edificio modernista

El Mercado de la Llibertat, inaugurado en el año 1893, se inscribe en la tendencia de la época con los edificios públicos como estaciones o mercados, que seguían la tradición modernista a la vez que integraban nuevos sistemas constructivos utilizados en edificios europeos, como Les Halles de París.

El conjunto, obra del entonces arquitecto municipal de Gràcia, Miquel Pasqual Tintorer, se estructura a partir de una planta rectangular dividida en tres naves, una principal, más alta y ancha, y dos laterales, simétricas. Las tres naves se cubrieron con tejados a dos aguas hechos de piezas de cerámica vidriada, soportadas por un esqueleto metálico. Las paredes son de ladrillo visto y tienen aberturas que permiten la entrada de luz natural y de aire en el interior. La decoración a base de hierro forjado, de la que destaca el escudo, es de Francesc Berenguer i Mestres, hombre muy próximo al círculo de Antoni Gaudí.

more

Información de contacto

Síguenos: