El parque de la Creueta del Coll

Espacios naturales
  • Ocio y tiempo libre
  • Parques y jardines
  • Calidad de vida

El parque de la Creueta del Coll

Resguardado de miradas y medio escondido en uno de los barrios del distrito de Gràcia, hay un frondoso parque de montaña con un gran estanque que ayuda a sobrevivir a los rigores del verano.Una piscina, en medio de un entorno verde salpicado de arte, que se ha convertido en uno de los sitios más agradables para el ocio urbano.

Un jardín de montaña

Acacias, cipreses, tilos, plataneros, pinos y sauces son algunos de los centenares de árboles que rodean el parque, ofreciendo sombra y refugio a los visitantes. En el medio, una gran explanada con parterres de arena para los juegos de los más pequeños, áreas de picnic, zonas para andar que permiten enlazar con la zona forestal del Park Güell o, simplemente, disfrutar de la naturaleza, al pie de las colinas y casi en medio de la ciudad. Es un parque medio escondido en Vallcarca, una zona poco conocida por los turistas, en la parte trasera del Park Güell, pero que supone una parada en el camino hacia el descubrimiento de la Barcelona menos conocida.

Agua, naturaleza y arte

El parque de la Creueta del Coll había sido, durante años, la antigua pedrera del barrio del Coll, situada en la falda de Collserola. Este jardín urbano se reconvirtió en zona de ocio para los ciudadanos en los años ochenta, en parte gracias a la acción popular. Suspendida sobre un estanque por cuatro cables de acero, impresiona ver la gran escultura maciza de hormigón armado, de 54 toneladas, que el artista Eduardo Chillida diseñó especialmente para el espacio. Titulada Elogio del agua, la obra remite al mito de Narciso, enamorado de su propio reflejo.

Pero lo que ha cautivado el corazón de los ciudadanos es el gran estanque en forma de media luna, que se convierte en piscina pública durante los meses de verano y que está rodeado de gradas y terrazas. Una piscina de poca profundidad que ayuda a soportar los rigores del verano barcelonés.

Es también una piscina donde disfrutar de una naturaleza rodeada de arte, ya que además de nadar se pueden contemplar las diferentes obras de arte que se encuentran en el parque: la obra de Chillida, Ellsworth Kelly y su Tótem o el Sol y Luna de Montserrat Altet son poco menos que un lujo al alcance de todos.

El parque de la Creueta del Coll, de casi dos hectáreas de extensión, es completamente accesible gracias a su sistema de rampas, que permite acceder a cualquier lugar sin esfuerzo.

more

Información de contacto

Síguenos: