La plaza del Diamant y el refugio antiaéreo

Espacios urbanos
  • Museos
  • Investigación y conocimiento
  • Turismo responsable

La plaza del Diamant y el refugio antiaéreo

Llena de vida, con niños jugando y vecinos paseando a todas horas, en la plaza del Diamant se respira una energía relajada del pueblo que fue Gràcia en otros tiempos.Por ese motivo, sorprende encontrar la entrada al refugio antiaéreo que los vecinos construyeron en el subsuelo durante la Guerra Civil y que se puede visitar en recorridos guiados.

Una plaza con nombre de joya

Gràcia es un barrio repleto de pequeñas calles y plazas, y la plaza del Diamant es uno de sus emblemas más antiguos. Situada en el que antiguamente se conocía como el barrio de los joyeros, la plaza del Diamant debe su nombre al concejal de la villa de Gràcia, Josep Rosell i Imbert, que se dedicaba al comercio de pedrería y que, cuando en 1850 urbanizó esta parcela, tuvo la idea de bautizar con nombres de piedras preciosas las calles y las plazas que todavía existen: calle de la Perla, del Oro y Topacio.

Literatura y memoria

Grabada en la memoria popular por la conocida novela La plaza del Diamante de Mercè Rodoreda, y por la posterior adaptación cinematográfica de Francesc Betriu en el año 1980, este es un rincón entrañable de la ciudad donde todavía es posible sentarse en un banco y escuchar el canto de algunos pájaros mientras los niños juegan en medio de la plaza. En homenaje a la novela, en el año 1984 se erigió la escultura La Colometa del escultor Xavier Medina-Campeny, que representa a la protagonista con sus palomas.

La simbología de la plaza dio un giro inesperado el año 1992, cuando a raíz de unas obras se descubrió el refugio antiaéreo que ocupa el subsuelo. Construido a doce metros bajo tierra por los vecinos del barrio durante la Guerra Civil, refugió a más de doscientas personas durante los numerosos ataques que sufrió la Gràcia industrial de la época, repleta de fábricas que eran el objetivo principal de la aviación atacante. Este refugio formaba parte de los más de 90 que había en el barrio, y es uno de los más grandes de los 1.300 que se construyeron en Barcelona, una de las primeras ciudades bombardeadas sistemáticamente desde el aire en un conflicto bélico. Hoy en día, para recuperar la memoria, el Taller de Historia de Gràcia ofrece visitas guiadas para explorar el lugar, y vale la pena apuntarse para descubrir el entramado de túneles que lo conforman y que salvaron la vida de tanta gente.

more

Información de contacto