Espacios urbanos
  • Modernismo
  • Patrimonio cultural

Can Peguera

En los terrenos que antiguamente pertenecían a la masía de Can Peguera, a principios del siglo XX, se edificó un conjunto residencial destinado a obreros que muy pronto se conoció con el nombre popular de las casas baratas. Estas construcciones sencillas de una sola planta todavía sobreviven y hacen de Can Peguera uno de los barrios más pintorescos del distrito de Nou Barris.

El barrio de la masía

Antiguamente, el distrito de Nou Barris era una zona rural con masías diseminadas aquí y allí. En las laderas del Turó de la Peira, y limitando con Horta, se encontraba la masía de Can Peguera, conocida con este nombre porque se dedicaba a la fabricación de cola con las resinas de los abundantes pinares que crecían en sus terrenos.

No fue hasta principios del siglo XX cuando la zona se urbanizó, primero con algunas residencias modernistas, de las cuales todavía sobrevive alguna, y después con viviendas humildes.

En el año 1929, y con la intención de alojar a los obreros que llegaban a Barcelona para trabajar en las obras de la Exposición Universal y en la construcción del metro, el Patronato Municipal de Vivienda compró los terrenos de la antigua Can Peguera, que pertenecía al marquesado de Castellbell, y proyectó cuatro conjuntos de viviendas unifamiliares.

Alineadas unas junto a otras, con un jardín pequeño en la entrada y unos tejados sencillos, fueron bautizadas con el nombre de viviendas del gobernador, aunque muy pronto fueron conocidas como las casas baratas de Ramon Albó.

Las casas de los obreros

La construcción de las casas baratas se terminó en 1931, y dio como resultado un conjunto de islas con un total de 534 casas. En el año 1947 se construyeron 116 viviendas más y en el año 1949 se empezaron a levantar bloques de edificios, uno de los cuales se ubicó en el solar que dejó el derribo de la antigua masía de Can Peguera.

En aquella época, el Patronato Municipal de la Vivienda construyó en Barcelona otros conjuntos de casas unifamiliares destinadas a obreros, en distritos como Sants-Montjuïc y Sant Andreu, pero con los años las casas bajas se fueron sustituyendo por bloques de viviendas de varias plantas. Can Peguera, en cambio, ha sobrevivido como testimonio del pasado, manteniendo su carácter obrero y su singularidad.

more

Información de contacto