La estación de La Sagrera

Transportes singulares
  • Barcino
  • Innovación
  • Patrimonio cultural

La estación de La Sagrera

Creada en la década de los cincuenta del siglo pasado como estación terminal de la línea L1 del metro, La Sagrera se ha convertido en una estación que acoge metro, cercanías y servicios regionales. Desde el 2010 se está trabajando en otro gran proyecto de estación en la zona, que se inaugurará en el 2019 y será la principal estación de tren de alta velocidad de la ciudad.

Presente y futuro

Tradicionalmente, la estación de La Sagrera ha sido la estación de metro de la línea L1, que, con el paso de los años, se ha convertido en un punto de conexión de transporte muy importante, especialmente para la zona norte de Barcelona. Con servicios de metro, cercanías y trenes regionales que muchos barceloneses utilizan todos los días, es un lugar con un gran movimiento.

Con la llegada del tren de alta velocidad, desde el año 2010 en la zona se trabaja en la creación de otra estación que tendrá el nombre de Barcelona-La Sagrera o Sagrera TAV. Esta nueva estación pretende convertirse en la infraestructura ferroviaria más grande de toda Cataluña. El nuevo equipamiento ferroviario tendrá unas dimensiones de 38 hectáreas y contará con servicios de todo tipo: alta velocidad, larga y corta distancia, metro, bus y cercanías. Su puesta en marcha, que está prevista para el año 2019, se estima que superará los cien millones de viajeros anuales, cincuenta millones más de los que tiene actualmente la estación de Sants, y se espera que sea el punto de confluencia de transporte más importante de Barcelona, así como una de las estaciones más grandes de Europa.

Restos de historia

Cabe destacar que, durante las obras de construcción de la nueva estación, se han encontrado numerosos restos arqueológicos que han retrasado las obras en varias ocasiones. A mediados del 2011 se descubrieron restos de una villa termal y vinícola romana en las proximidades de la calle del Pont del Treball Digne, así como mosaicos y pinturas de época romana. Más tarde se hallaron un sepulcro y unas fundiciones del periodo neolítico, que fueron trasladados al Museo de Historia de Barcelona.

Otra anécdota curiosa fue el descubrimiento, en el año 2012, de zanjas de viñas, tres tinajas cerámicas y estructuras de prensas de vino que datan del siglo I y de principios del siglo II.

more

Información de contacto

También te puede interesar...