La Vila Olímpica

Espacios urbanos
  • Barcelona'92
  • Espacios naturales
  • Innovación
  • Playas

La Vila Olímpica

El barrio de la Vila Olímpica está formado por una serie de amplias avenidas encaradas al mar. Pasear por sus calles, por el paseo Marítim, es la mejor manera de recuperar el espíritu olímpico de la ciudad. Y, para recobrar fuerzas, se puede hacer una visita a cualquiera de las terrazas que han hecho de este barrio un destino de ocio privilegiado. Un refresco y unas tapas mirando el mar son de medalla olímpica!

El barrio de los atletas

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 sirvieron para orquestar una profunda remodelación en determinadas zonas de la ciudad. En medio de una zona industrial, antiguo núcleo de chabolas, y sin una playa en condiciones, se levantó el barrio de la Vila Olímpica. De nueva construcción y con unos edificios emblemáticos, este barrio dio una nueva vida a una zona empobrecida. El diseño del barrio, obra del equipo formado por Josep Martorell, Oriol Bohigas, David Mackay y Albert Puigdomènech, se hizo siguiendo el cuadriculado modelo de islas de casas de L’Eixample.

La Vila Olímpica fue la residencia oficial de los atletas en Barcelona 92, pero los deportistas dejaron paso a las familias que se iban instalando en el barrio, y se convirtió en una referencia de calidad y tranquilidad en Barcelona. Amplias vías, como la avenida de Icària o la avenida del Bogatell, llenan de luz e invitan al paseo. El Puerto Olímpico y la Nova Icària han abierto el frente marítimo y han conseguido que Barcelona vuelva a mirar al mar y disfrutar de él, y al mismo tiempo se han convertido en uno de los puntos álgidos del ocio en la ciudad.

De cara al mar

Las torres gemelas de más de 154 metros, la Torre Mapfre y el Hotel Arts, han cambiado el perfil de la ciudad con sus estructuras metálicas y dan la bienvenida a los visitantes en la nueva fachada marítima. El Peix d’Or del arquitecto Frank Gehry, una impresionante escultura de bronce que va cambiando de color con las horas del día, recuerda el pasado marítimo de este barrio. Multitud de bares, chiringuitos y restaurantes se reúnen bajo sus escamas, y esta zona se ha convertido en una de las más vibrantes del ocio de Barcelona.

La fachada marítima de la Vila Olímpica también acoge la playa de la Nova Icària, un lujo ciudadano de tranquilidad. Tener junto a la ciudad una playa a la que puedes acceder en metro o en autobús sí que merece una medalla olímpica.

more

Información de contacto

También te puede interesar...