Ocio y tiempo libre
  • Creatividad
  • Patrimonio cultural

El Molino

Inaugurado a finales del siglo XIX, El Molino es uno de los teatros con más historia de la avenida del Paral·lel. Reformado a principios del siglo XXI y reabierto en el 2010 recuperando su antiguo esplendor, las características aspas rojas de la fachada se iluminan cada noche para ofrecer espectáculo, diversión, copas y una buena comida a todos los que quieran disfrutar de una noche diferente.

Diversión y transgresión

Situado desde finales de 1898 en la avenida del Paral·lel, considerada en el pasado el Broadway de Barcelona o el Montmartre catalán por la gran cantidad de teatros y cafés concierto que acogía, El Molino ha vivido y sobrevivido en todas las condiciones posibles, y se ha convertido en uno de los teatros más antiguos e importantes de esta célebre avenida.

De tradición rompedora, esta sala de espectáculos siempre ha sido muy valorada por su capacidad de escapar a todas las censuras, creando lenguajes propios de doble sentido en el límite de lo que estaba permitido.

Un nombre con historia

Bautizado en sus orígenes con el nombre de La Pajarera Catalana, después de una reforma en 1910 se renombró con el de Petit Moulin Rouge. En 1929 se hizo a medida una nueva fachada y se añadieron las aspas de molino rojas que aluden a su nombre, que se mantuvo así hasta el final de la Guerra Civil. Con la instauración de la dictadura, el régimen franquista obligó a castellanizar el nombre y a eliminar la palabra rojo por sus connotaciones políticas, y el nuevo El Molino continuó su singladura hasta 1997, cuando cerró las puertas.

Comprado por el grupo catalán Ociopuro, que puso en marcha una reforma profunda conservando, eso sí, la singular fachada de 1929, El Molino abrió de nuevo las puertas en el 2010, orgulloso de ser quien es. Cada noche, como a lo largo de su larga historia, continúa ofreciendo espectáculos de music hall, burlesque y flamenco, y también funciona como restaurante y discoteca.

more

Información de contacto

Síguenos: