El parque del Castell de l’Oreneta

Ocio y tiempo libre
  • Espacios naturales
  • Patrimonio cultural
  • Calidad de vida
  • Turismo responsable

El parque del Castell de l’Oreneta

La unión de dos grandes fincas señoriales dio lugar a una gran zona verde de más de 17 hectáreas en la ciudad: el parque del Castell de l’Oreneta. Se abrió al público en el año 1978 y desde entonces se ha convertido en un espacio natural emblemático, con zonas de descanso y recreo, áreas infantiles y atracciones como el tren en miniatura y el paseo en poni para los más pequeños.

Un parque para todo el mundo

Pasar un día en el parque, solo o en familia, es una opción excelente de esparcimiento al aire libre: en el parque se puede pasear, correr, contemplar las vistas excepcionales de la ciudad, visitar los restos del castillo —edificado en la década de 1880 por la poderosa familia Tous y parcialmente destruido durante la Guerra Civil—, preparar una comida ecológica con productos del país, llevar los más pequeños a pasear en poni, subir al tren en miniatura... También hay una hípica en la que se imparten clases de equitación y áreas específicas para perros. ¡El parque ofrece mil y una actividades para pequeños y mayores! 

Vegetación mediterránea

El parque del Castell de l’Oreneta tiene una masa forestal exuberante típicamente mediterránea: destacan pinos carrascos y pinos piñoneros, encinas, robles, algarrobos y un sotobosque riquísimo de arbustos —ginesta, boj común, durillo, madroño, lentisco— y plantas aromáticas como el tomillo, el laurel y el espliego. Toda esta vegetación autóctona convive con especies plantadas, como el eucalipto, el ciprés, el cedro y el almez y, finalmente, con árboles que dan fe del pasado agrícola del parque: naranjos, nísperos, almendros, olivos...

more

Información de contacto