La Torre Bellesguard

Patrimonio cultural
  • Antoni Gaudí
  • Edad Media
  • Modernismo
  • Patrimonio cultural
  • Turismo responsable

La Torre Bellesguard

Palacio de reyes y refugio de bandoleros, en la falda de la montaña de Collserola se alza uno de los secretos mejor guardados del maestro Antoni Gaudí: la Torre Bellesguard. Una residencia particular edificada sobre restos medievales que ahora abre sus puertas para compartir con todos los visitantes la genialidad de Gaudí.

Lugar con historia

A pesar de tener unas formas rectilíneas muy alejadas de las sinuosas curvas de la arquitectura de Gaudí, lo cierto es que la Torre Bellesguard es uno de los mejores ejemplos de innovación arquitectónica del maestro Antoni Gaudí. Jaume Figueras, comerciante e íntimo amigo de Gaudí, quería construir una residencia para su familia en un enclave único y lleno de significado político. Por eso escogió un espacio en Collserola, justo donde se encontraban los restos del castillo medieval del rey Martín el Humano que en el siglo XVIII acogieron también al bandolero Serrallonga.

Un castillo modernista

Impresionado por la historia de aquel lugar, Gaudí diseñó una residencia inspirada en el antiguo castillo, de líneas muy rectas, y aprovechó algunos restos del viejo palacio para diseñar el jardín de la finca. El resultado es una impresionante torre que parece un castillo con sus almenas, pero con toques muy gaudinianos, como el uso de los forjados, los bancos de mosaicos de cerámica, los coloridos ventanales y las cenefas de ladrillos... y un detalle que no se escapa a los ojos curiosos de los visitantes: las cañerías en forma de hiedra.

La Torre Bellesguard, declarada bien de interés cultural desde 1969, abre ahora sus puertas, en visitas guiadas, para poder disfrutar de la majestuosidad de sus salas, del tranquilo jardín o de las vistas espectaculares, pero, sobre todo, para poder admirar de cerca uno de los tesoros de Gaudí, quizás uno de los más escondidos.

more

Información de contacto

Síguenos: