La ciudad a pie: el decálogo de los peatones

Aunque Barcelona es una ciudad con una movilidad segura, en la que la convivencia entre vehículos a motor, bicicletas y peatones funciona bien, en el centro de la ciudad hay grandes avenidas de tráfico denso donde es necesario que los peatones extremen las precauciones. Siempre se debe caminar por la acera guardando una distancia segura con los vehículos que circulan por la calzada, cruzar los pasos de peatones con el semáforo en verde y, en los que no tienen semáforo, procurar que no haya ningún vehículo demasiado cerca antes de cruzar; hay que prestar especial atención a los vehículos que giran, porque tienen menos visibilidad, y cruzar los pasos de peatones sin correr. Los niños deben ir siempre cogidos de la mano y se les debe enseñar a cumplir las normas: no se debe cruzar nunca en rojo, aunque no vengan coches. Y, sobre todo, hay que evitar caminar por el carril bici y la calzada.