Metro, tren, tranvía y autobús. El transporte público, al alcance

El transporte público es la mejor opción para moverse por la ciudad, tanto en los desplazamientos cotidianos como si se está de paso y se quiere hacer turismo: es cómodo y rápido, está bien conectado y es mucho más sostenible que el vehículo privado. En Barcelona, hay ocho líneas de metro señalizadas con colores diferentes, dos redes de tren, dos líneas de tranvía y una potente flota de autobuses para llegar a cualquier punto de la ciudad. Además, los abonos de transporte están integrados, es decir, permiten combinar diferentes medios durante una hora y media sin tener que pagar un nuevo billete. El sistema tarifario divide la zona metropolitana en coronas: cuanto más elevado es el número, más caro es el título de transporte. Los diez distritos de Barcelona pertenecen a la zona 1.