Barcelona, comercio vivo

Los centros comerciales y los grandes almacenes de Barcelona

  • Un centro de El Corte Inglés, en la plaza de Catalunya

    El Corte Inglés

    Es la mayor cadena de grandes almacenes de España, y en Barcelona dispone de varios establecimientos: en la plaza de Catalunya, en el Portal de l'Àngel, dos más en la Diagonal y uno junto a la Meridiana. En ellos se puede encontrar de todo: desde artículos de moda y deporte a electrónica, menaje para el hogar, supermercado alimentario o artículos de ocio y cultura.

    Centro comercial El Triangle

    Situado en la plaza de Catalunya, este pequeño centro comercial alberga diversas tiendas y cafés. Hay una amplia oferta en moda, belleza y accesorios, y también un Fnac donde se pueden comprar libros, música, películas y todo tipo de artículos electrónicos.

    Centro comercial Glòries.

    Centro comercial Glòries

    Entre el distrito del 22@ y el barrio del Poblenou, en la misma avenida Diagonal, se encuentra este gran centro comercial semiabierto formado por tres grandes edificios. Hay tiendas de moda, de juguetes, de ocio, de alimentación y joyerías, y una gran oferta de restaurantes. Además, hay una ludoteca y varias salas de cine.

    Centro comercial La Illa

    La illa Diagonal

    Situado en la avenida Diagonal, en el barrio de Les Corts, en un imponente edificio, L'Illa Diagonal es el primer centro comercial que se abrió en la ciudad, en 1993. Su oferta es muy amplia: marcas de moda nacionales e internacionales, decoración del hogar, alimentación, restaurantes y un peculiar mercado de productos frescos en la planta subterránea.

    Centro comercial Maremagnum.

    Maremagnum

    Este centro comercial está situado justo  sobre el mar, en la continuación de La Rambla. Alberga tiendas de moda, decoración, joyería y electrónica, entre otras, aparte de diversos bares y restaurantes de cocinas de todo el mundo. Las vistas desde sus terrazas son inmejorables. Cerca se encuentra L’Aquàrium de Barcelona, un museo marino.

    Diagonal Mar

    Son tres plantas dedicadas a todo tipo de comercios: supermercado, tiendas de electrónica, moda, menaje del hogar, juguetes... Está en el centro de la zona Fòrum. Acoge también un multicine y diversos restaurantes. El centro, que recibe luz natural, cuenta con una app para teléfonos inteligentes que permite obtener descuentos y promociones.

    Centro comercial La Maquinista.

    La Maquinista

    Con calles, avenidas, plazoletas con bancos para sentarse, La Maquinista es un gran centro comercial al aire libre donde se puede comprar de todo. Dispone también de servicios de salud y belleza, empresas de lavado de coches y, cómo no, acoge una gran variedad de restaurantes y bares. El espacio para el ocio se completa con un pequeño casino y un cine multisalas.

    Centro comercial Arenas de Barcelona.

    Arenas de Barcelona

    Antigua plaza de toros reconvertida en centro comercial, Arenas de Barcelona es sinónimo de vanguardia. Situado en la plaza de Espanya, este edificio ha respetado la antigua fachada circular y se ha renovado por dentro. Acoge decenas de tiendas, unos multicines con salas de películas 3D y una terraza en las alturas con vistas espectaculares sobre la ciudad.

El OMIC: la Oficina Municipal de Atención al Consumidor

El OMIC es un servicio municipal que orienta a los consumidores y usuarios de servicios con el fin de defender sus intereses: ofrece información previa a la compra o a la contratación del servicio y también es el encargado de recibir todas las reclamaciones que se hacen en materia de consumo. Es un servicio gratuito y abierto a todo el mundo.

Entre otros, ofrece estos servicios:

  • Atención personalizada de las consultas.
  • Recepción, gestión y resolución de las quejas y reclamaciones, tanto de las personas que viven en Barcelona como todas las que tengan como objeto un establecimiento situado en la ciudad.
  • Mediación entre las partes para resolver conflictos.
  • Campañas de información a los usuarios.

Diez distritos, diez ejes comerciales

Barcelona tiene tantos ejes comerciales como distritos. Así es el modelo comercial de la ciudad: denso y diverso. En todos los barrios de Barcelona hay un comercio dinámico y vivo que permite hacer compras cómodamente, sin aglomeraciones, practicando la compra de proximidad y potenciando el comercio local.