Una de sus características principales es que los pasajeros van vestidos con la indumentaria de los años en que se creó el vehículo.

Con el paso de los años, la prueba ha ido arraigando, y actualmente está considerada como una de las más tradicionales a nivel europeo. Según los organizadores, es el segundo encuentro de coches de época más importante en Europa, solo por detrás de un clásico como el Londres-Brighton. Los participantes proceden de toda España y también de los países vecinos.

Los coches hacen los 40 kilómetros que separan los dos municipios, una distancia durante la que son especialmente valorados los aspectos estéticos y de época y no la velocidad.

La salida desde la plaza Sant Jaume de Barcelona reúne a centenares de personas que admiran unos vehículos que son historia auténtica del automóvil. Normalmente, entre 80 y 100 vehículos participan en la prueba.

Dónde
varios espacios
Cuándo
marzo
+