Se podría decir que Sant Jordi es la versión catalana de San Valentín, y aquí las parejas intercambian rosas y libros.

Es un día que los lectores aprovechan para adquirir novedades o para intercambiar impresiones de lectura con los escritores, que a menudo son invitados a diferentes puestos para firmar libros y recitar fragmentos de las obras, entre otras tareas de promoción.

La rosa roja es el otro elemento principal del Día de Sant Jordi, y tradicionalmente se regala a la enamorada y simboliza el amor. Barcelona se llena de puestos de floristas. Se calcula que en solo aquel día venden en torno al 40% de las rosas de todo el año.

Libros en las calles

Si estáis hechos a prueba de gente, es un gran día para pasear por el centro de la ciudad, consultar las novedades editoriales en los puestos de libros, respirar el aroma de las rosas y dejarse llevar por el ambiente festivo.

Si lo preferís, también podéis ir hasta la plaza de Sant Jaume y visitar el Ayuntamiento, ya que se celebra una jornada de puertas abiertas.

Sant Jordi también coincide con la fecha de la muerte de dos de los escritores universales más importantes, Miguel de Cervantes y William Shakespeare.

Dónde
varios espacios
Cuándo
23 de abril
+