El parque de la Ciutadella

Ocio y tiempo libre
  • Espacios urbanos
  • Ocio y tiempo libre
  • Parques y jardines
  • Calidad de vida

El parque de la Ciutadella

La Ciudadela de Barcelona fue una fortaleza militar que se levantó entre los años 1716 y 1725, después de la victoria borbónica sobre los catalanes en la Guerra de Sucesión, con el objetivo de controlar y reprimir a la población barcelonesa. Después de numerosas peticiones, en 1869 se empezó el derribo, y el solar se destinó a una gran zona verde: nacía el parque de la Ciutadella.

Ciutadella, zona cero

El parque de la Ciutadella es uno de los espacios verdes más apreciados por los barceloneses. Ocupa los terrenos de la fortaleza y de la explanada adyacente que ordenó construir el rey Felipe V después de su victoria sobre los catalanes en la Guerra de Sucesión. En este lugar se expropiaron y derribaron cerca de un millar de viviendas, y en su lugar se levantó una construcción imponente de planta pentagonal desde donde se podía controlar toda la ciudad: era la mayor fortaleza militar de Europa.

Hoy en día, desaparecido el símbolo represor que significaba la Ciudadela, en el parque se mezclan barceloneses de todas las edades y turistas de todas partes. Hay espacios para descansar, pasear, correr, ir en bicicleta, observar las numerosas obras de arte que lo decoran o apreciar la abundante vegetación, entre la cual se mantienen, todavía, algunos de los árboles que se plantaron en el siglo XIX.

Un espacio para disfrutar y hacer historia

El aspecto actual del parque se debe a Josep Fontserè, quien ganó el concurso de urbanización en 1871 e ideó una extensa zona ajardinada con parterres, árboles y un lago artificial. Durante los años siguientes, el parque de la Ciutadella fue tomando forma hasta recibir el impulso definitivo con motivo de la Exposición Universal de 1888: entonces se ejecutaron obras como la Fuente de la Cascada, el invernadero, la glorieta de música o el Castillo de los Tres Dragones y, poco después, también se proyectó el zoológico, que abrió las puertas en 1892.

De la fortaleza de Felipe V solo se conservan una capilla, el Palau del Governador (actualmente, un centro de enseñanza) y el arsenal, sede del Parlamento de Cataluña desde el año 1979.

A principios del siglo XX se añadieron otros elementos, como el estanque delante del Parlamento o el insólito mamut de piedra. También hay que destacar la estatua ecuestre del general Prim y la figura que llora en el centro del estanque: una copia del Desconsol, obra maestra de Josep Llimona.

more

Información de contacto