La Casa Calvet

Patrimonio cultural
  • Barroco
  • Creatividad
  • Modernismo

La Casa Calvet

Antes de adentrarse de lleno en su característico estilo modernista, a finales del siglo XIX Antoni Gaudí diseñó la Casa Calvet, un impresionante edificio de marcado estilo barroco, encajado entre dos casas de L'Eixample. Esta obra de transición es hoy en día un conocido restaurante donde se puede degustar una cocina mediterránea de calidad.

Un Gaudí barroco

Construida a finales del siglo XIX por encargo del comerciante textil Pere Màrtir Calvet, que destinó una parte del edificio a su negocio y otra parte a la vivienda, la Casa Calvet es conocida por los expertos como la obra más conservadora del arquitecto Antoni Gaudí. Desde 1994 es también un conocido restaurante de cocina mediterránea dirigido por el chef Miquel Alija.

La Casa Calvet se encuentra en la calle de Casp, muy cerca de la plaza de Urquinaona, y es la primera de las tres casas que Antoni Gaudí diseñó en L'Eixample. Su estilo barrocode una sobriedad inusitada, marca un momento de transición entre dos de las etapas del arquitecto: la primera, en la que todavía llevaba a cabo reinterpretaciones personales de diferentes estilos históricos, y la segunda, en que ya se mostraba totalmente libre de cualquier condicionante.

Ganadora del premio anual al mejor edificio por parte del Ayuntamiento de Barcelona en el año 1900, de la Casa Calvet destaca sobre todo la fachada, en la que Gaudí trabajó codo con codo con Lluís Badia en los balcones de hierro forjado y con el carpintero Casas i Bardé en la madera. Construida con piedra de sillería de Montjuïc, está ornada con estructuras que presentan bustos religiosos de san Pere Màrtir y de los santos del pueblo natal de Calvet. Su tribuna principal también está profusamente decorada con un olivo como símbolo de paz, un ciprés como símbolo de hospitalidad y el escudo de Cataluña.

Toques modernistas

Pese al estilo barroco, en la fachada ya se pueden apreciar elementos modernistas en la forma curva de los balcones de hierro, el balcón acristalado que sobresale por encima de la entrada y las columnas en forma de bobinas que flanquean la entrada en alusión al oficio del comerciante.

La primera obra de Gaudí en L'Eixample es un testigo único del trabajo del arquitecto que permite observar la evolución de su arquitectura a lo largo del tiempo y maravillarse con ella, y además, si se da la ocasión, disfrutar de la deliciosa cocina mediterránea.

more

Información de contacto