El parque del Centre del Poblenou

Espacios naturales
  • Ocio y tiempo libre
  • Parques y jardines
  • Calidad de vida

El parque del Centre del Poblenou

La combinación de una gran diversidad de ambientes hace del parque del Centre del Poblenou la opción perfecta para escaparse a la naturaleza a la vez que se disfruta del encanto del antiguo barrio industrial transformado en el nuevo distrito del diseño. Esta joya arquitectónica naturalista lleva la huella del arquitecto Jean Nouvel, autor también de la cercana Torre Agbar.

El pulmón del Poblenou

Con la firma del arquitecto francés Jean Nouvel, la primavera del año 2008 se inauguró el innovador parque del Centre del Poblenou. Con una superficie de 5,5 hectáreas, este gran pulmón verde se abre entre las calles de Bilbao, Marroc, Bac de Roda y Diagonal, que determinan el espíritu integrador y social del nuevo barrio del Poblenou.

Las formas curiosas y la vegetación desbordante dan la bienvenida al visitante y lo acompañan desde la puerta de entrada, donde un gran muro perimetral cubierto de vegetación mediterránea permite acceder al interior del recinto a través de un portal de formas gaudinianas.

El parque, diseñado para facilitar las escapadas a la naturaleza, está pensado para satisfacer las expectativas de todo el mundo, con zonas de paseo, pistas de juego y encantadores rincones donde disfrutar de la lectura. Justo en medio del parque se encuentra la plaza de la Sardana, una zona de encuentro rodeada de cabañas para que los niños puedan disfrutar de sus juegos.

Diseño y sostenibilidad

La preocupación por la preservación del medio ambiente está presente en algunos de los detalles que se encuentran en el recorrido del parque: una planta neumática de recogida de residuos escondida en un espacio de aspecto lunar o la acequia con aguas freáticas son buen ejemplo de ello.

Nouvel quiso hacer de este parque de autor un lugar en el que se combinaran distintos hábitats, y creó tres espacios diferenciados. El Cràter-Pou del Món, probablemente el más sorprendente, es un camino en forma de espiral y rodeado de buganvilias que lo asemejan al cráter de un volcán. El conocido como Nius i Pous del Cel es un espacio con grandes estructuras metálicas tapizadas de plantas trepadoras y flores. Y las Voltes i Falgueres Gegants abren el camino hacia el paisaje lunar bajo cuatro bóvedas vegetales. Vale la pena sentarse a descansar en una de las sillas metálicas que diseñó el arquitecto y sumergirse en la sombra de la espesa y colorida vegetación del parque.

more

Información de contacto

Síguenos:

También te puede interesar...