El funicular de Montjuïc

Transportes singulares
  • Transportes singulares
  • Turismo responsable

El funicular de Montjuïc

La ajetreada y muy urbana avenida del Paral·lel tiene una puerta secreta que, en unos minutos, permite plantarse en medio de la montaña y disfrutar de la tranquilidad de la naturaleza. Es el funicular de Montjuïc, un transporte histórico que conecta con el metro y que facilita la subida a la avenida de Miramar.

Memoria de otros tiempos

La Exposición Internacional que se celebró en Barcelona en el año 1929 transformó la montaña de Montjuïc y la recuperó para el uso de los ciudadanos. Uno de los numerosos legados que quedan de aquella época es el funicular de Montjuïc, el medio de transporte por cable que se inauguró en el año 1928 con el fin de facilitar el acceso a la montaña.

Este medio de transporte histórico conecta la ciudad, desde la avenida del Paral·lel, con la avenida de Miramar, donde se encuentra gran parte de las instalaciones deportivas y culturales del parque de Montjuïc.

En sus orígenes, el funicular constaba de un segundo tramo, que llegaba hasta el castillo, pero con la inauguración del teleférico este segundo tramo quedó en desuso. Reformado por primera vez en el año 1992, con motivo de los Juegos Olímpicos, fue la segunda reforma, efectuada en el año 2005, la que le otorgó el aspecto moderno que tiene hoy en día.

Hacer montaña

El funicular funciona como un metro y su parada inicial se encuentra en la misma estación de metro de Paral·lel, donde conecta con las líneas L2 y L3. La segunda y última parada, la estación Parc de Montjuïc, está situada en la montaña, en la avenida de Miramar, que se prolonga en la avenida del Estadi, a una altura de 80 metros sobre el nivel del mar y a corta distancia del teleférico de Montjuïc. Allí se encuentran algunas de las instalaciones culturales más importantes del parque, como la Fundación Joan Miró, el Palacio de Sant Jordi o el Estadio Olímpico. El paseo es todo un placer.

more

Información de contacto

Síguenos: