EMMA GRENHAM

Reino Unido

Fundadora de Kids in Barcelona
15 años en Barcelona

Emma Grenham llegó a Barcelona hace 15 años durante una pausa profesional. Tenía la idea de quedarse un mes en la ciudad con una amiga, como punto de partida de un largo viaje por Europa y Asia. Según cuenta ella misma, parece que Barcelona suele atraparte, puesto que es algo que le ha pasado a mucha gente.

Aunque empezó profesionalmente en los ámbitos de marketing y finanzas, en Barcelona ha trabajado con empresas on-line, en los ámbitos de la traducción y edición, y para el sector del yate. Barcelona le permitió reinventarse, encontrar nuevas oportunidades y establecer un nuevo nicho ilusionante. En su opinión, Barcelona es una ciudad de paradojas: «Cambiante, aunque atemporal, innovadora pero tradicional, familiar y, aun así, siempre sorprendente».

¿Qué es lo que más te gusta de vivir en Barcelona?
La variedad de paisajes de la ciudad, su esencia cosmopolita y la facilidad para conocer gente interesante y establecer nuevas conexiones. Se trata de una ciudad muy cómoda en cuanto a tamaño. Y sin duda alguna… ¡el clima!

¿Qué es lo que más te sorprende de Barcelona?
Me sorprende cómo lo nuevo y lo antiguo y lo joven y lo viejo conviven. Puedes subirte a un veloz tranvía, pasar por puntos de recarga de vehículos eléctricos en calles iluminadas con tecnología Smart y, poco después, disfrutar de unas tapas en un restaurante de 100 años de antigüedad o hacer cola para comprar verduras en un mercado tradicional. Muchas ciudades europeas han ido perdiendo con el tiempo sus residentes nativos, que poco a poco se han mudado a poblaciones más tranquilas. Barcelona tiene este aspecto que la hace única: los residentes más viejos se quedan, a veces incluso contra todo pronóstico. Su presencia sigue moldeando la ciudad gracias a la manera en que estos compran y utilizan tiendas y servicios. En Barcelona hay diferentes comunidades que consiguen aferrarse a su pequeña trozo de la ciudad.

¿Qué consejo le darías a alguien que acaba de llegar para facilitar su aterrizaje?
Actualmente es mucho más fácil conseguir asistencia en un traslado gracias a internet y las redes sociales. Recomendaría que se inscribiera a redes on-line, grupos de Facebook y Meetups para establecer contactos de tipo social, profesional o simplemente para buscar consejo. Hay muchos de estos en Barcelona y para todo tipo de intereses. Hay muchas personas que se han visto antes en tu situación y que están dispuestos a ser contactados y ofrecer ayuda.

¿Qué ha aportado a tu vida vivir en Barcelona?
Pues para empezar, un marido y un hijo. También la oportunidad de asumir riesgos y la capacidad de encajar los altibajos de la vida en un entorno que a veces puede ser exigente, nuevas y variadas amistades, y una mejor calidad de vida.

¿En qué puede mejorar Barcelona?
Como ocurre en muchas ciudades, el objetivo es que los ciudadanos sigan comprometiéndose y participando en la comunidad; independientemente de cuál sea el problema (ruido, contaminación, bienestar animal, etc.), los residentes tienen que sentirse con poder para actuar y ser apoyados por las autoridades. Barcelona tiene la gran virtud de permitir establecer grupos de comunidades locales para abordar problemas, aunque de manera general, deberíamos esforzarnos por mejorar en términos de respeto y solidaridad entre vecinos. La gente no suele reaccionar ante los problemas como podrían o deberían, ya que sienten que sus acciones no marcarán diferencia alguna. Barcelona es algo único dentro de Cataluña. Vivir en esta sociedad multicultural, multirracial e internacional puede hacer que olvides que formas parte de algo más grande. De la misma manera que los residentes de la ciudad deben entender la cultura más amplia en la que viven, a Barcelona le podría ir bien asegurándose de que el resto de Cataluña entiende mejor lo que la ciudad representa, su carácter internacional, sus valores y los innumerables beneficios que Barcelona aporta de manera global a esta sociedad.

¿Cómo disfrutas Barcelona durante un día libre?
Depende de la estación. Montjuïc es uno de mis lugares favoritos, por sus zonas verdes, aunque siempre ir a la playa de la Marbella, mucho más tranquila, situada después de Poblenou, siempre es un buen plan. Los fines de semana más invernales son un buen momento para redescubrir la ciudad, pasear por las callejuelas, explorar nuevos lugares y tiendas, y algún lugar acogedor y cálido para tomarse algo caliente o picar algo. En Barcelona, se tiende a comer y beber mucho fuera, de manera que las reuniones con amigos suelen convertirse en toda una jornada de celebración.

¿Por qué elegiste Port Vell como tu lugar favorito de Barcelona?
Al llegar al Port Vell desde las Ramblas se respira la brisa marina que te recuerda que estás en una ciudad de mar. Los visitantes suelen quedarse en la ribera y experimentar un lado totalmente distinto de Barcelona. ¿Y a quién no le gustan los puertos deportivos? Port Vell ofrece un momento de paz lejos de la ciudad. Te puedes quedar y observar el paso de los yates bajo el puente Maremagnum y admirar la goleta Santa Eulàlia del Museu Marítim que posa orgullosa a lo largo del paseo marítimo.