El Born y la Ribera

Espacios urbanos
  • Creatividad
  • Edad Media
  • Innovación
  • Patrimonio cultural
  • Para ir de compras

El Born y la Ribera

Los barrios medievales del Born y la Ribera han conseguido una combinación casi perfecta entre pasado y futuro. En ellos se pueden encontrar las últimas tendencias de moda entremezcladas con arquitectura gótica, o cenar platos futuristas en un palacio medieval. Caminar por sus calles es tener la mente abierta a la novedad, pero también dejarse llevarse por la historia, presente en todas partes.

Un retorno a la Edad Media

Andar sin rumbo por las plazas y calles del Born y la Ribera transporta a la época medieval, cuando esta zona era uno de los barrios principales de la ciudad, llena de palacios y casas señoriales que construyeron los mercaderes adinerados. Cuenta con recintos góticos imponentes, como la Llotja, donde se cerraban los negocios que los mantenían vivos, pero también con una fuerte presencia de artesanos humildes, gremios y marineros que fueron capaces de construir la iglesia de Santa Maria del Mar, el mejor exponente del arte gótico catalán, en solo 55 años y sin la ayuda de las clases poderosas.

El barrio medieval sufrió la derrota durante la guerra de Sucesión, en 1714, y fue mutilado. En memoria de los caídos en aquella guerra, se mantiene encendida una llama en el Fossar de les Moreres, junto a la iglesia de Santa Maria del Mar. Y para conocer la historia de aquella época hay que ir al Born Centro Cultural, un mercado modernista convertido en museo en el que se conservan los restos de una parte de la ciudad desaparecida bajo las bombas.

Barrio de artistas de ayer y de hoy

La Ribera era, y todavía es, un barrio de contrastes. Hoy en día, los palacios de la calle de Montcada, antiguas residencias señoriales, están ocupados por museos y salas de arte, entre los que destaca el Museo Picasso, con la obra de juventud de este genial pintor. Picasso había tenido su taller en el barrio y, como él, los pintores Rusiñol y Casas. De hecho, fueron tantos los artistas que se instalaron por los barrios de la Ribera y el Born que esta zona llegó a considerarse como un Montmartre barcelonés. Este poso se mantiene en la actualidad, ya que en el área se reúnen muchos creadores nuevos ubicados en espacios emblemáticos, que hacen convivir las nuevas tendencias con los restos medievales y el recuerdo de comerciantes y mercaderes. Convertido en uno de los barrios más modernos y cosmopolitas de Barcelona, los showrooms de moda más modernos conviven con tiendas gourme y con las últimas tendencias en restauración.

more

Información de contacto

También te puede interesar...