Santa Maria del Mar

Patrimonio cultural
  • Creatividad
  • Edad Media

Santa Maria del Mar

De proporciones perfectas, sobria, elegante y elevada, la basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona es el mejor exponente del gótico catalán. Dice la leyenda que contiene tantas piedras como días se tardó en levantarla, piedras que fueron cargadas y transportadas por los ganapanes desde la montaña de Montjuïc hasta el arenal del barrio de la Ribera para construir su catedral.

La excelencia gótica

En 1329, los gremios marineros del barrio de la Ribera ponen, por iniciativa propia, la primera piedra del que se considera el único edificio de gótico catalán puro totalmente acabado: la basílica de Santa Maria del Mar. 55 Cincuenta y cuatro años después, en 1383, y sin interrupciones en las obras, se abrían las puertas de esta gran iglesia, que, con los años y gracias al éxito de la novela de Ildefonso Falcones, se ha dado a conocer como la catedral del mar.

Santa Maria del Mar es un espacio emblemático y único, con una estructura de tres naves casi de la misma altura y columnas cada trece metros, una distancia que no se ha superado nunca en una construcción medieval. Todo el conjunto transmite una sensación de ligereza, de amplitud, y destaca todavía más la ausencia de ornamentos. No tiene ojivas ni filigranas, y los arbotantes son ligeros. Es puro arte gótico catalán. Solo la luz que se filtra por los vitrales adorna la basílica.

Sorprendente e inspiradora

Traspasar las puertas de Santa Maria del Mar es encontrarse con toda la grandiosidad de la iglesia, un prodigio de construcción. Tanto que incluso, según dicen las crónicas, Antoni Gaudí se inspiró en su interior para crear la Sagrada Familia.

Hoy Santa Maria del Mar, enclavada entre los callejones del Gòtic, sorprende a los visitantes casi al doblar la esquina. La serenidad que transmite hace pensar en los ganapanes, en la humildad de los trabajadores del mar que consiguieron levantar una catedral en medio de un arenal.

more

Información de contacto

Síguenos: