Espacios urbanos
  • Creatividad
  • Innovación
  • Jean Nouvel
  • Museos

El Clot

La Torre Agbar y el Disseny Hub Barcelona, dos de los edificios más modernos de la ciudad, guardan y vigilan un entramado de calles, un mercado de viejo legendario y un barrio muy popular. Un secreto muy bien escondido: el barrio del Clot.

Un nuevo perfil

El barrio del Clot es para pasear con calma, con las manos en los bolsillos y con un espíritu descubridor. El impresionante edificio de la Torre Agbar, 144 metros de acero, cristal, luz y color, hace mirar hacia arriba para buscar el final. Pero la torre, que ha modificado el perfil de Barcelona, tiene un compañero que está llamado a ser un referente del diseño en todo el mundo, el edificio Disseny Hub Barcelona, obra del equipo de arquitectos MBM: Josep Martorell, Oriol Bohigas y David Mackay. Se trata de un paralelepípedo en voladizo con la misma anchura que la calle, que se ha convertido en un referente de la arquitectura contemporánea. El Disseny Hub Barcelona tiene la máxima calificación de sostenibilidad de un edificio y acoge el Museo del Diseño de Barcelona, una colección de más de 70.000 objetos.

Pero en el barrio del Clot también hay tiempo para el paseo tranquilo por sus parques y sus lugares con más encanto. A pesar de las líneas de tren y ferrocarril, la gran avenida Meridiana o la Gran Vía, el Clot tiene rincones que merecen una visita que transporta a un pasado rural, industrial y encantador.

La Farinera del Clot, una de las fábricas de harina más importantes de toda Cataluña, estaba situada en el barrio. Era un recinto industrial con estética modernista que ahora es un centro cultural donde las tecnologías de la comunicación son el motor.

Rincones por descubrir

El Clot todavía mantiene muchos de los pasajes, pequeñas callejuelas en medio de dos calles más anchas, que hablan de un pasado de huertos y jardines, como el pasaje de Robacols, donde una hilera de casitas blancas parece que se ha detenido en el tiempo, o la Torre del Fang, una antigua masía que todavía se conserva. En el centro del barrio, la plaza del Mercat continúa con la misma vitalidad comercial que hizo del mercado un bonito edificio modernista, un referente del mercadeo de verduras y frutas en Barcelona. No muy lejos, el edificio de la Caixa de Pensions i Mont de Pietat, aún en funcionamiento, hace levantar la vista hasta su cúpula semicircular, y entonces es el momento de buscar allí las ranas que se esconden bajo el paraguas, en un mosaico modernista de la antigua casa de paraguas J. Budesca. Son fragmentos de una antigua ciudad que todavía se mantienen vivos en el popular Mercado de los Encants, una Fira de Bellcaire donde se puede encontrar casi de todo, al estilo del Marché aux Puces francés.

El parque del Clot es el lugar donde descansar y disfrutar de la naturaleza en este barrio. Un gran espacio verde ubicado en los antiguos talleres mecánicos de la Renfe y que conserva la chimenea de la fábrica y la antigua fachada, reconvertida hoy en un acueducto con una cascada.

more

Información de contacto

Síguenos: