La cocina catalana

La cocina catalana
  • En las mesas catalanas, el pan se acostumbra a servir en rebanadas tostadas, refregadas con tomates maduros y regadas con un chorrito de aceite. No hay nada más casero.

  • La más popular de entre las salsas catalanas, hecha, como bien dice su nombre, con ajo (all) y aceite (oli), acompaña desde un pa amb tomàquet hasta un gran número de carnes, y da el toque final a platos como el arroz negro con sepia.

  • El hecho de estar rodeados de una naturaleza que provee de carne y pescado frescos ha llevado a los cocineros a combinar desde tiempos antiguos los dos productos en los fogones en una categoría de platos denominada mar i muntanya (mar y montaña). Las mandonguilles amb sípia (albóndigas con sepia) son un buen ejemplo.

  • Una de las técnicas culinarias más barcelonesas es la denominada a la llauna, con la que se hace tradicionalmente el bacalao. Se trata de cocinar en una bandeja de latón que se introduce en el horno.